ASOCIACIÓN BALEAR NIHON TAI-JITSUZEN TAO INTERNACIONALODYSSEYBUDOKAN BARRI BESOSBUDOKAN BARCELONA GIMNÀS M.C.DOJO BUDOKAN VALLÈSCLUB ASPADOJO AITAIKYUSHO KARATEJUTSU PALAUTORDERABUDOKAN IGUALADACLUB BUDOKAN PENEDESBUDOKAN KASA AMPAS SITGESBUDOKAN SITGES ESCUELA DE NIHON TAI-JITSU TORA RYUKYU SHIN KANCLUB DEPORTIVO ANPEHINIHON TAI JITSU NARONCLUB ESPORTIU ARTS MARCIALS BANYOLESDOJO RIVERA RYUBUSHIDO ASTURIASNIHON TAIJITSU ZEN GIJONRIVERA RYU GALICIAYUU SHIN KAN Nihon Tai JitsuBUDO SHIN TARRAGONABUDOKAN KASA ALBINYANABUDOKAN VENDRELLBUDO SHIN COSTA DAURADACLUB ESPORTIU BUDOKAN KASA

Acceso usuarios







Nihon Tai Jitsu Policial (NITAIPOL)


Nitaipol
Nitaipol

En nuestra sociedad los cuerpos policiales y de seguridad han pasado de ser fuerzas represivas a salvaguardar los derechos de los ciudadanos, de todos los ciudadanos (incluidos los presuntos delincuentes), de manera que sus formas y sistemas de trabajo han de ceñirse estrictamente al ordenamiento jurídico vigente, lo que implica una notable dificultad añadida a su labor diaria, pues, por una parte, han de ser capaces de salvaguardar su seguridad y la de los ciudadanos a los que prestan servicio y, por otra parte, y de la misma manera, han de ser capaces de realizar su labor utilizando la mínima fuerza (violencia) posible contra los supuestos delincuentes. No es tarea fácil, por ello los agentes de los cuerpos de policía democráticos necesitan una especial formación para realizar su labor profesionalmente, tal y como se lo exige la ley que ellos defienden.


Cuando se sistematizó el NIHON TAI-JITSU POLICIAL (NITAIPOL) se tuvieron en cuenta todos estos factores, de manera que se destilo del Nihon Tai Jitsu todo aquello que hoy sirve para que los profesionales de la seguridad puedan hacer de su adiestramiento marcial una herramienta más con la que hacer su trabajo, minimizando sus riesgos laborales y garantizando –como no puede ser menos- los derechos de los detenidos.


El sistema pedagógico del NITAIPOL se basa en la sencillez y progresividad de sus técnicas, en el acondicionamiento físico de sus practicantes, y en la adecuación a la realidad de los principios tácticos con los que se ejecutan las técnicas; para conseguir esto último se hace un seguimiento constante de datos y estadísticas criminalísticas que reflejan modus operandi, técnicas de agresión y tendencias de aquellas formas de delincuencia especialmente violentas.